Relato autobiográfico de Raca:

RACA RADICAL RECYCLER

“No se puede clavar un forward en Badalona” Sin duda esta frase ha rondado por la cabeza de Ferran Recasens durante mucho tiempo. El se preguntaba el porqué un spot tan maravilloso que ha amamantado a un preolímpico y recientemente revitalizador de la copa del mundo de speed, Lea Sitjà o al campeón del mundo Kilo Igual tenia tan mala fama. Su objetivo: reciclarlo.

Bastaron tres levantes de los de verdad para darle la razón. Primero fue un forward, luego un backloop y uno y medio. El doble para ya. No sabemos en que contenedor lo metió pero el caso es que llamó a sus colegas: los locales Ferran Crespo y Kike, al Musso, al Pijoan, al Miki… en fin, congregó a la penya en la ciudad de la Penya de baloncesto y no hay mas que ver un día de viento enfrente del Titus Playa virtual.

Kites y velas por doquier. Eso sí, mientras se espera el Levante hay que reciclar olitas de palmo y medio en rampas para poder tirarse al forward, pero ¡sin problema! I si no sube el garbí térmico por excelencia de la zona nos reciclamos en kiters y no pasa nada.

Durante el verano se marca el típico cursillo de reciclaje en Pozo y evidentemente durante el resto del año no se pierde ninguna tramontana en Pals, por supuesto. Y si sopla un poniente majo se desplaza hasta Malgrat, donde rompe una preciosa barra a 20 metros de la orilla.

Pero, como todo buen badalonés, de pequeño el quería ser jugador de basket. Pese a su metro setenta y siete (de estatura) llegar a titular del Joventut hubiese sido complicado. Coincidió que aquel verano del 91 no ligaba demasiado y se aburría como una ostra, así que pensó en apuntarse a un cursillo de vela para reciclarse (y evidentemente para conocer chicas) Pero ellas tuvieron que esperar, todavía hoy, pues la vela le robó el corazón. Primero vela ligera, Laser, siendo juvenil llegó a ser segundo en el campeonato estatal de Laredo. También probó con el Estel pero el windsurf le reservaba sus mejores momentos. Un día entrenando con la selección catalana en el puerto olímpico luchando para estar entre los mejores, su amigo Pijoan le pasó con una Mistral olímpica como una moto. El Laser con viento fuerte no ciñe a demasiada velocidad y él pensó: ¿qué barco és ese?

Necesitó un mes para planear, justo al lado del pont del petroli de Badalona. Con una custom Siux reciclada del shaper local Nando. Aquella sensación nunca más se puede olvidar: pies en los footstraps, cazado a tope y el viento soplándote en la oreja. No cambiaría de barco nunca más. Fichó por el Club Náutico Bétulo y su vida se recicló una vez más. Su primera tabla una Energy y una 6 metros con cuatro cámbers V6.

Con su experiencia intentó la clase Mistral olímpica, pero el peso era un handicap. También le atrajo el mundillo del Fórmula, pero pese a alcanzar el subcampeonato de Catalunya la fuerte inversión en material frenó sus aspiraciones más ambiciosas. En el 2000 llegaría otra decisión radical: un viaje a Pozo. Convencido por los compañeros de su club, Mikel y Jordi, decidió probar condiciones más radicales. Y se recicló de nuevo convirtiendo Pozo en su segunda casa.

Solo en Pozo Izquierdo y sin conocer a nadie, lo mejor que puedes hacer es navegar. Por suerte Xavi Arasa, Juan Enrique Ureña, Jonas Ceballos y Miguel el yoga, le abrieron un mundo diferente al que conocía: radical a saco. De noche reciclaba vasos babeados por las guiris en Playa del Inglés para poder navegar como un poseso durante todo el día. De hecho se hartaba de recoger vasos debido a su afición a romper tablas. Tras ese verano, con forward en coche delante del centro Dunkerberg incluido, nada cambiaría más en su vida, por el momento.

De vuelta a Badalona con sus evidentes progresos le fue fácil conseguir un spónsor. Su variedad de maniobras había aumentado tanto que ni sus amigos se lo creían. Pero faltaba la cabriola reina: el forward loop. Esta vez no esperaría a regresar a Canarias ¿Porqué no en su playa local? Tras las susodichas comidas de botavara en incontables temporales de levante (olas de dos metros con la rompiente desventada) logró clavar su primer tirabuzón el jueves 12 de octubre, día del Pilar, de 2000 a las 14:32 delante de su club de toda la vida. Su tabla, una custom Siux con la cara de Jimmy Hendrix, su vida, su música y su cabeza no paran de dar vueltas desde entonces. Tras esta maniobra volcanos, backloops, spoks etc se convirtieron en repertorio habitual de sus sesiones.

Desde entonces sus mejores resultados han sido quinto puesto en el Campeonato de España 2002 de Wave, empatado con Mussolini, en el Ejido. Y en el 2003 segundo de Cataluña en Freestyle.

Su último auto reciclaje ha consistido en colgarse de un kite. Donde ya logra tener un repertorio radical de maniobras. Mientras su cabeza reposa de tanto forward esperando su nuevo reciclaje mental, lo encontrareis tomándose una cañita en la terraza de su club. Esperando el levante.